Desde Liverpool, para todo el Mundo

0
451
(191222) -- DOHA, Dec. 22, 2019 (Xinhua) -- Liverpool FC players celebrate with the trophy after the final of the FIFA Club World Cup Qatar 2019 against Flamengo in Doha, capital of Qatar, Dec. 21, 2019. (Photo by Nikku/Xinhua)

Liverpool y Jurgen Klopp parecen estar viviendo una verdadera luna de miel. El entrenador alemán llegó a los “Reds” con la intención de recuperar la identidad ganadora de la institución y poder volver a salir campeón y no ha defraudado en lo absoluto. Ha logrado conquistar Champions League, Premier League y la Supercopa de Europa, pero faltaría la “frutilla del postre” para coronar un exitoso año deportivo, el Mundial de Clubes.

Tras un complicado partido de semifinales, dónde logró vencer a Rayados de Monterrey por 2 a 1 (marcando el gol de la victoria a  escasos minutos de terminarse el encuentro), era el turno de enfrentarse al Flamengo en la final del Mundial de Clubes de la FIFA. Dicho encuentro se jugó en el Estadio Internacional Khalifa en Qatar, próximo país anfitrión de la Copa del Mundo.

La primera etapa del encuentro mostró a dos equipos aguerridos en cancha. El conjunto de Brasil se mostró un poco más agresivo y fue dueño de la pelota, más allá de que hubo chances de gol para ambos equipos. El público local pregonaba por una mejor actuación de los Reds, que todavía no se había podido asentar cómodamente en la cancha.

El segundo capítulo fue un poco más parejo. A medida que el reloj corría, se los notaba muy cansados físicamente a los integrantes del team brasileño, y así la cancha comenzaba a inclinarse para el Liverpool y sus figuras. Faltando un minuto para finalizar el partido, una jugada dudosa fue pitada por el juez qatarí Abdulrahman Al Jassim marcando penal. Tras unos minutos, la decisión fue revertida por intermedio del VAR, dejando un empate en cero tras los primeros noventa, dando paso al tiempo suplementario.

Durante los primeros quince minutos del alargue, tras una maravillosa habilitación de Jordan Henderson, el ghanés Sadio Mané conectó una asistencia perfecta para el brasileño Roberto Firmino, quien enganchó hacia adentro en el área chica, dejando caído en el piso a su marcador y al arquero rival, y definiendo con una calidad exquisita logrando así la apertura del marcador.

La segunda parte del suplementario, Flamengo tuvo en los pies de Vitinho la chance de igualar el encuentro y forzar los penales, pero el tiro del delantero se fue por arriba del travesaño, a muy poco tiempo de culminarse el partido.

El árbitro qatarí pitó el final y el Liverpool consigue una nueva estrella en el año, con un sabor un tanto particular, es la primera vez en su historia que logra ser campeón intercontinental, un trofeo que más de una vez ha sido levantado delante de sus ojos, producto de aquellas derrotas.

Klopp, jugadores e hinchas del Liverpool sonríen, los Reds cerraron un 2019 que difícilmente puedan olvidar..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí