El Sevilla se lleva el clasico y remueve las heridas del Betis

0
116

El derbi de la jornada electoral ha tenido un triunfador y ha sido el Sevilla. El equipo de Julen Lopetegui se ha llevado los tres puntos del Benito Villamarín con tantos de Ocampos y Luuk de Jong y deja de nuevo en el disparadero al Betis y a un Rubi al que se le acaba el crédito. Partido tosco y muy intenso como ya se preveía, pero en el que los rojiblancos demostraron tener más argumentos para ganar. El tanto de un Loren que continúa a lo suyo no valió para sacar nada positivo para los verdiblancos, que vuelven a saborear el amargo sabor de la derrota. Golpe de moral muy importante para ambos.

La línea de tres centrales que le había dado al Betis la oportunidad de puntuar en el Bernabéu no funcionó esta vez en los locales. El nerviosismo, la precipitación y la presión de un Sevilla mejor colocado hicieron que el empuje de los primeros minutos fuera un mero espejismo. Banega empezó a hacerse el dueño del partido en el centro del campo y su equipo crecía con las llegadas de los laterales y los centros al área rival. Fue en uno de ellos en el que Ocampos puso el 0-1 con un gran remate de volea. El francés aprovechó el mal despeje de Mandi para anotar el que ya es su quinto tanto en la campaña y con el que ponía en ventaja a los suyos.

El Betis quedó muy dolido y por momentos era presa del buen juego del rival, sin embargo, sacó orgullo para ir igualando la contienda poco a poco. Fekir hacía una de sus esporádicas apariciones en el partido para avisar al Sevilla, aunque fue Álex Moreno el que más peligro creó por la banda izquierda. El lateral sigue creciendo y fue un constante peligro en sus incursiones, aunque no pudo darles mucha continuidad por la cantidad de interrupciones del enfrentamiento.

Los locales sobrevivieron y al borde del descanso encontraron el gol. Centro de Fekir, Emerson le gana la partida en el salto a Reguilón y Loren en boca de gol fusila a Vaclik. Premio para el Betis y golpe anímico para un Sevilla que terminó pidiendo la hora y que también empezó algo dormido en la segunda mitad. Pero ahí iba a parecer su salvador para hacer el tanto que a la postre sería definitivo. Banega encontró a Luuk de Jong y este se filtró entre los centrales para sacar un chut que acababa en el fondo de las mallas. Rubi cambió el dibujo para intentar que los suyos reaccionaran, pero fútbol generó poco.

Alguna ocasión aislada por vía aérea no fue suficiente para evitar que el Benito Villamarín se vuelva a ir decepcionado y viendo a su equipo en una posición próxima al descenso. Veremos si la victoria sevillista, que le coloca cuarto y a un solo punto del liderato, es definitiva en el futuro de Rubi en el banquillo. Mientras tanto, Lopetegui sale reforzado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí